Lo que quieres saber sobre las Capitulaciones Matrimoniales

El Contrato de Capitulaciones Matrimoniales en Puerto Rico

En esta nueva consulta contesto tus preguntas relacionadas con las Capitulaciones Matrimoniales y los requisitos para que las mismas sean válidas.

Cuando las personas se casan sin antes otorgar Capitulaciones Matrimoniales, sus vidas económicas están gobernadas por el régimen llamado Sociedad Legal de Gananciales. Bajo este régimen, todos los bienes adquiridos durante el matrimonio por cualquiera de los cónyuges, hasta las deudas, le pertenecen y obligan al otro cónyuge.

Al presente, es muy común entre personas que se casan por segunda vez que otorguen Capitulaciones Matrimoniales para ese nuevo matrimonio. Además, hay una tendencia mayor de parejas que deciden otorgar Capitulaciones Matrimoniales aún siendo su primer matrimonio. Esto se debe a que las parejas modernas prefieren mayor grado de independencia económica, especialmente cuando las mujeres ahora juegan un papel tan importante generando ingresos para la familia. Ahora bien, ¿qué son las Capitulaciones Matrimoniales?

Las Capitulaciones Matrimoniales son un contrato irrevocable en el cual los futuros esposos establecen los términos y acuerdos específicos que regirán su vida como casados. En este contrato, los futuros esposos pueden especificar qué derechos tendrá cada uno en los bienes y obligaciones que se adquieran o contraigan durante el matrimonio. Además, de manera opcional se pueden establecer acuerdos de otra naturaleza como por ejemplo sobre la educación de los hijos que procrearán en el futuro o cómo se dividirán los bienes del matrimonio en caso de divorcio.

La forma más común de Capitulaciones Matrimoniales es el establecimiento de un régimen de Absoluta Separación de Bienes. En éste, cada cónyuge es dueño o dueña de los bienes o dinero (como por ejemplo su sueldo) que adquiera durante el matrimonio. También, cada cónyuge es responsable de sus propias deudas. En resumen, “lo tuyo es tuyo y lo mío es mío” es decir lo contrario a una Sociedad Legal de Gananciales.

El establecimiento de un régimen económico de Absoluta Separación de Bienes mediante un contrato de Capitulaciones Matrimoniales no impide que la pareja, después de casarse, pueda adquirir propiedades o realizar negocios conjuntamente. Si eso ocurre, deben establecer la proporción en que cada uno de ellos participará tanto en la adquisición como en la administración de dichos bienes.

Entre otras cosas, las Capitulaciones Matrimoniales permiten, a través del régimen de Absoluta Separación de Bienes, que el ingreso de un cónyuge no se utilice para el cómputo de la pensión alimentaria que pueda estar obligado a pagar el otro cónyuge a algún hijo o hija que tuviera en otra relación. Es importante señalar que independientemente del régimen o acuerdos establecidos en las Capitulaciones Matrimoniales para regir el futuro matrimonio, la pareja debe cumplir con dichos acuerdos de manera estricta para que nadie pueda impugnar la validez del contrato ni sus efectos jurídicos.

Los requisitos para que el contrato de Capitulaciones Matrimoniales sea válido son muy sencillos. Primero, el contrato tiene que ser otorgado por los futuros esposos antes de la celebración del matrimonio. Segundo, el contrato se tiene que otorgar mediante escritura pública ante un notario autorizado. Por otro lado, es importante conocer que las Capitulaciones Matrimoniales son irrevocables y las mismas, una vez otorgadas, no pueden ser modificadas después que la pareja se case.

Para hacer su Escritura de Capitulaciones Matrimoniales, comuníquese hoy mismo conmigo.

Todas las escrituras públicas, declaraciones juradas o affidávits requieren que los otorgantes presenten identificaciones válidas expedidas por el gobierno de Puerto Rico, Estados Unidos, o cualquiera de sus estados, que contengan la foto y firma del cliente, o por pasaporte debidamente expedido por autoridad
extranjera.

Nota: Este artículo es una guía de recursos para fines educativos e informativos y no debe sustituir la contratación de un abogado. Ninguna información en este artículo crea una relación de abogado-cliente entre el autor y el lector.

Comments are closed.