Todo lo que necesitas saber sobre la emancipación

Emancipación: ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?

La emancipación es el acto por el cual un menor de edad adquiere el pleno dominio de sus derechos civiles para administrar sus bienes y tomar decisiones personales como si fuera mayor de edad. Las maneras más comunes de emancipación en Puerto Rico son cuando el menor cumple los 21 años de edad (emancipación legal), o cuando contrae matrimonio con el consentimiento de sus padres.

La emancipación también puede ser otorgada por los padres al menor, siempre y cuando se cumplan con los siguientes requisitos:

  1. El menor tiene que tener como mínimo 18 años de edad;
  2. La emancipación tiene que ser otorgada por ambos padres si ambos tienen la patria potestad sobre el menor. En aquellos casos en que solamente uno de los padres tenga la patria potestad sobre el menor, dicho padre es quien puede otorgar la emancipación;
  3. El menor tiene que aceptar la emancipación;
  4. La emancipación debe otorgarse ante notario mediante una escritura pública; y
  5. La emancipación tiene que anotarse en el Registro Demográfico para que surta efecto ante terceros.

En aquellos casos en que (1) el menor de edad quiere emanciparse porque sus padres lo maltratan, o se niegan mantenerlo económicamente o brindarle educación, (2) cuando sus padres no estén de acuerdo con la emancipación, o (3) cuando el menor es huérfano de ambos padres, dicho menor puede acudir al Tribunal para solicitar la emancipación mediante sentencia judicial. Durante el procedimiento, el menor tiene que probar que puede mantenerse económicamente sin la ayuda de sus padres y que puede administrar adecuadamente sus bienes.

La emancipación no puede ser revocada. Es decir, una vez un menor queda emancipado por cualquiera de los métodos mencionados su estado de “mayoría de edad” no se puede revertir.

Existen situaciones en las cuales se recomienda la emancipación, por ejemplo cuando un grupo de herederos quieren vender alguna propiedad de la herencia pero alguno de ellos es menor, o cuando dicho menor desea ser considerado para un préstamo personal o ayuda gubernamental y no quiere que se tome en consideración los ingresos de sus padres para poder cualificar.

Por otro lado, y contrario a lo que se comenta con frecuencia, la emancipación no libera a un padre no custodio de su obligación de pagar pensión alimentaria a dicho menor. Aunque la emancipación es el final de la patria potestad, solamente se considera a la persona “mayor de edad” con relación a sus facultades para administrar sus bienes, representarse por si sólo antes los tribunales de justicia, y tomar decisiones personales. El derecho de recibir alimentos, y por ende la obligación de pagarlos, persiste a pesar de la emancipación o mayoría de edad. En algunos casos esa obligación se extiende hasta los 25 años de edad si dicha persona decidiera cursar estudios universitarios y tuviera la necesidad de recibir los alimentos.

PARA HACER SU EMANCIPACIÓN LLAME AL
(939) 204-7937
LLENE NUESTRA FORMA DE CONTACTO

Nota: Este artículo es una guía de recursos para fines educativos e informativos y no debe sustituir la contratación de un abogado. Ninguna información en este artículo crea una relación de abogado-cliente entre el autor y el lector.

Comments are closed.